Portada

PALABRAS QUE AMAN

Autor: Mendoza Casp, Pablo

©2014, Projectem Comunicació

ISBN: 9788494213731

Generado con: QualityEbook v0.72

Índice

PALABRAS QUE AMAN

PABLO MENDOZA Casp

 

Imagen

Palabras que aman

© 2014, de los poemas, Pablo Mendoza Casp

© 2014, de las ilustraciones, Kati Casp

© 2014, del diseño y la maquetación, Enrique Casp

 

Printed in Spain - Impreso en España

 

ISBN: 978-84-942137-3-1

Depósito legal: V-439-2014

 

Editorial: Projectem Comunicació, Valencia

Impreso en: Martín Impresores, Valencia

«Gracias a la vida que me ha dado tanto.»

VIOLETA PARRA

 

 

 

«As to me, I know of nothing else but miracles.»

WALT WHITMAN

 

Imagen

el sol y la muchacha

UNA muchacha apacible,

inconsciente de su hermosura,

aparta con gesto espontáneo

los cabellos de su rostro.

El sol inunda su piel

y corretea por sus cabellos,

que ondean en el aire quedo.

ojos claros

BUENOS días,

ojos claros:

me levanto

por miraros.

 

Buenas noches,

ojos claros:

ya me duermo

por soñaros.

los cielos son testigo de nuestro amor

MI corazón

late

a unos ritmos hasta ahora desconocidos.

Mi alma

se derrite

como mantequilla bajo el sol de verano.

Mi espíritu

se asombra

alborozado y jubiloso

ante los nuevos paisajes

de cariño, amor y complicidad

que contigo exploro.

Las águilas majestuosas

me sobrevuelan

con buenos augurios.

Los gorriones

trinan

con alegre jolgorio.

Las flores de la primavera

me ofrendan

su delicada belleza.

Los cervatillos tímidos

frotan tiernamente

con su testuz

mi mano de enamorado.

Los arroyos jóvenes y vigorosos

saltan cantarines sierra abajo

celebrando mi felicidad.

Los bosques frondosos

me sonríen.

Las estrellas chispeantes

me guiñan el ojo.

Las montañas vetustas y pétreas

se enternecen.

La brisa de la mañana

me desea buena suerte

con su voz tenue.

El padre océano

me felicita

con su ingente abrazo de oleaje plácido.

Tus ojos

se encuentran con los míos

en una sintonía de amor inconmensurable,

y hasta los dioses del Olimpo

se detienen por un instante

en sus quehaceres

para echarnos de reojo

un vistazo complacido.

 

Imagen

siempre te amaré

HOY quiero decirte

que te quiero con las montañas,

que te quiero con el mar,

que mi amor es perenne

porque vive

en la risa de los niños,

en el rumor de los arroyos,

en la libertad de los pájaros,

y en ellos vivirá para siempre.

Si algún día mi cuerpo no está para darte calor,

llamaré al sol para que te abrace con sus rayos;

si algún día mis manos no están para acariciarte,

te acariciaré con el viento,

te besaré desde las flores

y todas las estrellas serán mis ojos

desde las que te miraré con cariño.

Por eso, mi amor será inmortal

mientras los niños jueguen,

las aguas corran

y los pájaros vuelen.

hasta siempre, amor mío

TE estoy sincera

y profundamente agradecido

por los momentos maravillosos

que hemos compartido.

A tu lado he sido muy feliz.

Te doy las gracias

por lo mucho que he aprendido

de ti y contigo.

Pero en el viaje de la vida

hemos llegado al fin de este trayecto

y aquí se separan nuestros caminos.

Recuerda que hay una parcelita

aquí en mi alma

que siempre estará reservada para ti.

 

No temas, lucecita mía,

no temas nada.

Cuando tengas miedo

o te sientas amenazada,

recuerda que hay mil lugares

donde puedes guarecerte,

lejos de todo peligro,

donde nunca tendrás frío,

donde solo hay cariño

y comprensión:

el canto de los pájaros,

el azul del cielo,

la inmensidad del mar,

la caricia del viento,

la risa de un niño,

esa parcelita

que te guardo en mi corazón

y todo aquello que tus ojos miren

con amor.

 

Sigue tu camino sin temor,

que yo nadaré siempre río arriba,

infatigable como el salmón,

llevando esta parcelita tuya,

junto con otras muchas,

a aguas cada vez más cristalinas,

a montañas cada vez más vírgenes,

a aires cada vez más puros,

al país donde no existen el miedo ni el dolor,

donde las fuentes más agua tienen

cuanto más la bebes,

donde las almas están desnudas

y los corazones sin heridas,

donde sólo hay besos y sonrisas,

donde siempre luce el sol.

 

Imagen

Aufschrei am dritten Kriegstag

ICH will keine Rache,

sondern Versöhnung;

keinen Trost,

sondern Freude;

keine Gerechtigkeit,

sondern Eintracht.

Ich will keine Abgründe aufreißen,

sondern Brücken schlagen;

keine Waisen retten,

sondern Familien schonen;

keine Wunden heilen,

sondern das Beil begraben.

Ich will den Feind nicht besiegen,

vielmehr Frieden stiften.

Ich will nicht Recht bekommen,

vielmehr Konflikte lösen.

Ich will nicht herrschen,

sondern dass Liebe herrscht.

crit en el tercer dia de guerra

NO vull venjança,

sinó reconciliació;

no consol,

sinó alegria;

no justícia,

sinó harmonia.

No vull obrir abismes,

sinó ficar ponts;

no salvar òrfens,

sinó conservar famílies;

no curar ferides,

sinó colgar l’espasa.

No vull véncer l’enemic,

mes bé sembrar pau.

No vull tindre raó,

mes bé solucionar conflictes.

No vull regnar,

sinó que regne l’amor.

atento

ATENTO al sentimiento de inferioridad:

merezco vivir

y ser amado.

 

Atento al sentimiento de superioridad:

no soy mejor que nadie

en ningún aspecto.

 

Atento al sentimiento de culpabilidad:

hago lo que puedo.

 

Atento al sentimiento de soledad:

la Madre Naturaleza y yo

somos Uno

en todo momento.

 

Atento a mis apegos:

la única persona o cosa en el mundo

que puede hacerme feliz

soy yo mismo.

 

Atento a todo lo que sí tengo:

doy gracias

por las incontables maravillas

que la vida me regala.

a mi hijo

NUNCA entendí

qué es el infinito

hasta que naciste, hijo.

Al verte sentí

amor infinito.

juegos al sol

LA brisa tenue

nos acaricia.

La arena suave

nos acaricia.

El oleaje

nos acaricia.

El sol poniente

nos acaricia.

La arena aterciopelada,

virgen y tierna, se baña

en la dulce luz naranja.

Con mil diamantes de sol

se viste el agua del mar.

Tú juegas a chapotear,

salpicando gotas de oro.

Dorados son además

los reflejos en tu piel.

Mas mi mayor gozo es

la confianza y amor

con que me llamas «papá».

 

Imagen

encuentro submarino

NADANDO estaba yo un día

por tersas ondas del mar,

gozando las maravillas

que el líquido mundo da,

surcando aguas cristalinas

con colores de coral,

cuando inesperadamente

se acercó un banco de peces

diminutos ¡tan bonitos!

y con metálicos brillos

de increíble azul cobalto.

A mi alrededor nadaron,

yo su grupo atravesé,

ellos, como un solo ser,

sin tocarme me abrazaron.

¡Oh, qué sublime contacto!

Allí pleno me quedé

del más divino arrebato.

un baño en el mar

LOS rayos del sol,

irisados en el mar,

me iluminan el paraíso submarino.

Los peces de colores,

habitantes del mar,

me dan la bienvenida.

Las olas onduladas,

colinas del mar,

me invitan a bailar.

Las piedras redondas,

mecidas por el mar,

tocan las castañuelas para mí.

Acepto la invitación

y me dejo llevar

nadando al son

de los ritmos del mar.

 

Imagen

alegría de vivir

EL silencio

vivo y palpitante

del bosque

supera en inmensidad

a la montaña

que lo sustenta.

Verdean las frondas

embargadas de emoción.

Los vencejos recorren el cielo

con jolgorio juguetón.

Las semillas brotan

con ganas de vivir.

Zumban las abejas

de flor en flor

con placentero frenesí.

Crecen las yemas

con optimismo.

Las libélulas revolotean

con alegre regocijo.

Los árboles extienden

sus ramas hacia el cielo

con entusiasmo extático.

Las hormigas afanosas

cavan túneles y estancias

con tesón y esperanza.

El vuelo de la mariposa

embellece el aire

con su tierna delicadeza.

Las translúcidas hojas

al contraluz se encienden

como rescoldos de oro

para festejar el presente.

Las flores despliegan

su hermosura perfumada

preñada de ilusión

de frutos futuros.

La brisa tenue

baila con hojas y ramas

y susurra su gozo.

El mirto me tiende

en generosa oferta

sus ramas repletas

de bayas henchidas.

La fuente cantarina

regala raudales

de pureza;

mojo mis barbas

en el cristal mineral líquido

que al sol refulge

con brillo sagrado;

sacio por fin la sed eterna

de mi corazón canoso.

En esta orquesta viva

de murmullos y fulgores,

de mudanza y movimiento,

de formas y de colores,

cada hoja y cada insecto

es necesario instrumento

para completar la sinfonía.

Salto y bailo,

río y lloro

de contento

porque estoy en el seno

de la Gran Madre

y comprendo

que siempre estuve dentro.

 

Imagen

las palabras de la Gran Madre

HE salido de paseo

con los ojos abiertos,

con los oídos abiertos,

con la nariz abierta,

con el corazón abierto,

con el alma a flor de piel.

¡Qué apacibles verdean los prados!

¡Qué sosiego conocen los árboles!

 

La Gran Madre ha estado

siempre ahí esperando,

comprensiva y paciente,

para al fin acogerme

en amoroso abrazo.

Los viajes acabaron,

se terminó el buscar:

esta vez he llegado

a mi auténtico hogar.

 

Pedí a la Madre

que me diese una señal.

La armonía de los astros,

la música de los humanos,

el trino de los pájaros

¿no son bastante?

El universo entero

es creado de nuevo

a cada instante

a partir de la nada

para mi contento.

¿Qué mayor milagro

puede ser imaginado?

 

Pedí a la Madre

que por fin me hablara.

Los grillos cantaron;

el viento alentó

por entre las ramas;

ecos resonaron;

voló un gorrión

y vino a mi lado;

el bosque sonrió

en silencio y calma.

 

Pedí a la Madre

palabras humanas,

y entonces fue cuando

estas me afloraron

del fondo del alma.

 

¡Gracias, Madre, gracias!

mi sentido

YO soy,

como cualquier otra persona,

consciencia divina.

En mi interior tengo

toda la sabiduría

y todo el amor

que necesito.

Si alguna vez me hace falta

un consejo

o una caricia,

solo tengo

que quitarle el velo

a mi luz interior.

Es bueno tener presente

en todo momento

que esta es mi verdadera naturaleza.

Es bueno permitir

que esta luz de amor

me guíe

en cada uno de mis

pensamientos, sentimientos y actos.

El amor resplandeciente

es la única realidad

verdadera.

El sentido de mi existencia es

portar esta antorcha sagrada

para iluminar

cada día un poco más

mi vida y la de cuantos me rodean.

el amor de la floresta

LA zarzaparrilla me obsequia

con innúmeros corazones.

Boquiabierto me extasío

ante el estallido de color

del espino albar florecido

con blanco níveo y néctar dulce.

La fuente cantarina

me saluda desde la distancia

con su chapoteo alegre,

con agua de vida

y destellos de plata.

También la Gran Madre

es generosa conmigo,

pues pródiga me ofrece

profusión

de belleza y vida

a todas horas

y en todas partes

con la sola condición

de no querer congelar

su flujo incesante

en figuras inertes.

«No te aferres»,

me susurra la fuente,

«no te aferres

a la forma que fue

y que ya no es,

no quieras retener

aquel instante

que no puede volver.

Déjame que te agasaje

cada hora

con maravillas nuevas,

a cual más hermosa.»

Me ofrenda la ladera

de la montaña

cada día

sus tiernas flores

recién brotadas.

Me entrega la pradera

de la majada

cada día

verdes frescores

en la alborada.

He soltado el amarre

del tener y del ser,

con ojos cerrados

me he entregado

al perpetuo devenir.

Ahora soy flor y soy regalo,

soy agua clara y soy feliz.

 

Imagen

la belleza de la vida

¿POR qué la vida es bella?

Por el aroma del jazmín,

por la frescura de la tierra,

por la delicadeza de la llovizna,

por la noche aterciopelada,

por el silencio lleno,

por el verde jugoso,

por la paz del mar,

por la calma de las plantas,

por el sabor del aire.

 

¿Por qué la vida es bella?

Por las maravillas que me quedan por descubrir,

por la generosidad de la Naturaleza,

por la música que llega al alma,

por los momentos que valen la pena,

por los sentimientos hermosos,

por la confianza sincera,

porque existe el amor verdadero,

por la armonía de cuanto me rodea,

porque mañana siempre puede ser mejor,

porque el paraíso está aquí ya en la Tierra.

invierno gozoso

LAS flores del almendro

alegran el invierno

con su inmaculada blancura

y su aroma dulce

anunciando las primeras

la buena nueva

esperanzadora

de la primavera

que se acerca.

Se visten de plata

los álamos blancos.

Rezuman rocío

jugosos los prados.

La hierba y el árbol

se tiñen de ámbar

con el abrazo

del astro rey,

cuya fecunda calidez

acogen con tierno

agradecimiento.

Bailan jaraneras

con el viento

las palmeras.

Las ramas de los pinos

ondean

esplendorosas

al viento

como melenas

de mujer hermosa.

El cañaveral se mece

plácidamente con la brisa;

sus penachos al contraluz

se encienden de oro

como joyas etéreas.

Tiernas flores amarillas

llenan el suelo

de colorido sonriente.

Los trinos de los pájaros

chisporrotean vitalidad

desde el follaje vibrante.

La incansable corriente

del río

tintinea en su recorrido

desbordando entusiasmo

sereno;

el sol vivificante

y generoso

adorna las aguas

con un embelesador

espectáculo

de reflejos dorados.

¿Qué mayor tesoro

puede haber?

¿Qué mejor regalo?

El aire límpido

cruje de pureza

invitando la mirada

a admirar

las agrestes formas

de sierras lejanas

y a pacer

en las suaves curvas

de colinas cercanas

cuyo verdor fragante

acaricia los ojos.

La fronda,

henchida de dicha,

respira queda

y palpitante.

El intenso azul

del cielo

derrocha profundidad

con alas meditativas;

espolvoreado

de siempre cambiantes

nubes inmóviles,

resplandece

como inmenso monumento vivo

a la impermanencia

de lo eterno

en el devenir.

Y por la noche

el cielo se corona de estrellas

que encienden sus fanales

para mostrarme

el camino glorioso

a ninguna parte.

 

«No hay ningún camino que lleve a

la meta. La meta es el camino.»

GANDHI

 

Imagen

la calma después de la tormenta

TRAS la lluvia

está el aire

limpio y transparente.

La tierra mojada,

henchida y satisfecha,

se prepara

para el estallido

de la primavera.

En los charcos se reflejan

los colores vivos

de nubes y cielo

ribeteados de sol.

El viento suave

peina dulcemente

la verde cabellera

de las alegres palmeras.

La garza erguida

observa inmóvil

el fluir apacible

de la corriente.

El río hinchado

se viste de luces

de sol recién estrenado.

En las ramas desnudas

brotan tímidamente

las primeras hojas tiernas.

El aroma del azahar

se asoma discreto

a la vera de los naranjos.

Prados y río

guardan silencio

manso y tranquilo.

primavera

EL sol

irradia

con potencia

su alegría.

La hierba

jugosa

reluce

con júbilo.

Los árboles

despliegan

con orgullo

su follaje

renovado.

Los pájaros

gorjean

felices.

Las plantas grandes

y las pequeñas

florecen

apasionadamente.

El viento

baila

embriagado

de aromas

y perfumes.

Yo camino

entre tanta maravilla

y mi pecho

se hincha

de gozo.

lluvia de flores

PASEANDO andaba yo

entre árboles floridos,

de pronto el viento sopló

por complacer mis sentidos

y llovieron bellas flores

sobre mi piel como amores.

milagros y maravillas

CADA gota de rocío

es un milagro de frescor.

Cada hoja de hierba

que reluce al sol

es una gran maravilla

de áureo esplendor.

Cada trino de pájaro

es un canto a la vida.

Cada capullo en flor

es un himno a la belleza.

Cada germen de semilla

es una fuente de ilusión.

Cada niño que nace y respira

es un aliento de esperanza

para un futuro mejor.

 

El paraíso terrenal

me sale al encuentro

a cada paso que doy.

 

Imagen

palabras que aman

HAY palabras que aman,

palabras que abrazan,

palabras que ríen:

el azul encendido del cielo,

el volar juguetón de las aves,

el silencio preñado del bosque,

el perfume suave del néctar,

el aroma especiado del monte,

el frescor de la tierra mojada,

el fragor cantarín del arroyo,

el destello dorado del agua,

el regalo tierno

de la flor silvestre

en la selva agreste,

la pasión del rocío,

la eternidad de un instante,

la intensidad de una mirada,

la elegancia de un gesto,

la dulzura de un beso,

el candor de una sonrisa,

el sabor de un guiño,

el calor de un abrazo,

el amor de los astros

que siempre me acompañan.

 

Imagen

ÍNDICE

eL sol y la muchacha

ojos claros

los cielos son testigo de nuestro amor

siempre te amaré

hasta siempre, amor mío

Aufschrei am dritten Kriegstag

crit en el tercer dia de guerra

atento

a mi hijo

juegos al sol

encuentro submarino

un baño en el mar

alegría de vivir

las palabras de la Gran Madre

mi sentido

el amor de la floresta

la belleza de la vida

invierno gozoso

la calma después de la tormenta

primavera

lluvia de flores

milagros y maravillas

palabras que aman

 

 

 

-Poemas-

Pablo Mendoza Casp

 

-Ilustraciones-

Kati Casp

 

-Diseño y maquetación-

Enrique Casp